Novedades COVID

Se require cita para asistir a la reunión del domingo.
Por favor contacta con nosotros si deseas asistir.

No nos rindamos al pecado

Aunque la Biblia está llena de promesas del Señor,normalmente nos resulta difícil aceptarlas en nuestra condición particular. Pero Dios desea que creamos en que Él quiere y tiene el poder para hacer lo que ha dicho.

Dios nos dice que no tenemos que rendirnos a la atracción del pecado y fija un límite a la tentación y nos da una salida.

Jesús comprobó la verdad de esta promesa en su experiencia en el desierto. El Espíritu Santo lo llevó allí, donde fue tentado por Satanás. Nuestro Salvador resistió con éxito las incitaciones del diablo, recordando quien era el Padre y qué había prometido.

Dios limitó la tentación a tres desafíos. La salida fue por medio de su Santa Palabra.

El Señor también ha prometido protegernos de dar pasos en falso. Vivimos en un mundo lleno de peligros que están ocultos de nuestra vista o disfrazados como algo bueno. Nosotros no lo buscamos, pero una vez que nos atrapan nos conducen a la desobediencia. Por ejemplo cuando el apóstol Pedro tuvo una conversación con una criada y terminó negando que conociera a Jesús ( Mateo 26: 69-72 )  

Al igual que el apóstol, a veces se nos hace difícil advertir el peligro potencial de una determinada situación, pero nuestro Padre celestial sabe lo que está involucrado. Él sabe como debemos responder.

Ya sea que enfrentes tentaciones o dificultades inesperadas, la estrategia tiene que ser la misma: dirige tu atención al Todopoderoso y manténla allí hasta que tu mente sea llena del conocimiento de Él. Deja que la Palabra de Dios guíe tus oraciones y permanece firme hasta que llegue la ayuda prometida.

Comentarios

Sin comentarios. Sé el primero en publicar un comentario.

Añadir comentario